La Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y su Protocolo Opcional (A/RES/61/106) fue adoptado el 13 de diciembre del 2006 en las oficinas centrales de la Organización de Naciones Unidas en Nueva York y estuvieron listos para ser firmados el 30 de marzo del 2007. Se registraron 82 firmantes para la Convención, 44 firmantes para el Protocolo Original, y una ratificación de la Convención. Este es el número más alto de firmantes en la historia para una Convención de la ONU para su día inaugural. Es el primer tratado extenso en derechos humanos del siglo XXI y es la primera convención de derechos humanos abierta para su firma a organizaciones de integración regional. La Convención entró en vigor el 3 de mayo de 2008.

La Convención viene como resultado de décadas de trabajo de la Organización de Naciones Unidas para cambiar actitudes y enfoques hacia personas con discapacidades. Eleva el movimiento a un nuevo plano, de ver a las personas con discapacidad como “objetos” de caridad, tratamiento médico y protección social, a verlos como “sujetos” de derechos con capacidad para reivindicar dichos derechos y para tomar sus propias decisiones con base en su libre e informado consentimiento y como miembros activos de la sociedad.